Educacion digital y familia

logo ISEF

 ASPECTOS PSICOSOCIALES   

       DE LA ADULTEZ

 

SUSANA VALDIVIA FIGUEROA

 

PSICOLOGÍA EVOLUTIVA

JUNIO 22, 2011

 

 


 

CONTENIDO

Introducción                                                                                                                         3

Desarrollo Psicosocial en la adultez emergente y la adultez temprana                   4

Adultez emergente: patrones y tareas                                                                 5

Cuatro enfoques del desarrollo de la personalidad                                          6

Bases de las relaciones íntimas                                                                           9

Estilos de vida marital y no marital                                                                     10

Paternidad                                                                                                              13

Cuando el matrimonio termina                                                                           15

Desarrollo Psicosocial en la adultez media                                                                 17

Una mirada al curso de la vida en la edad media                                           18

Cambio en la mitad de la vida: enfoques teóricos                                           18

El yo en la mitad de la vida: problemas y temas                                               20

Relaciones en la mitad de la vida                                                                                 23

Relaciones consensuales                                                                                               24

Relaciones con los hijos maduros                                                                     26

Otros vínculos de parentesco                                                                              28

Desarrollo psicosocial en la adultez tardía                                                                   32

Teoría de investigación sobre el desarrollo de la personalidad                    33

Bienestar en la adultez tardía                                                                             34

Cuestiones prácticas y sociales relacionadas con el envejecimiento        37

Relaciones personales en la vejez                                                                    40

Relaciones matrimoniales                                                                                              41

Estilos de vida y relaciones no maritales                                                          41

Vínculos de parentesco no matrimoniales                                                       42

Conclusión                                                                                                                        44

Bibliografía                                                                                                                         45

 

 

 

INTRODUCCION

Una vez que culmina la etapa de la adolescencia, sigue la Adultez, es la etapa que dura más, y en la que supuestamente ya las personas están maduras. Cuando ya entran a esta etapa, su vida “ya es en serio”, es cuando las personas se dedicaban a formar familia y seguir su vida  profesional. Pero, al pasar de los años, se van modificando los patrones de conducta y se ven variantes de tal manera que es muy difícil establecer una línea clara entre etapa y etapa.

La adultez se divide según el texto de Desarrollo Humana por Papalia y otros, en tres etapas:

Adultez emergente y temprana

Adultez media

Adultez tardía

La adultez emergente puede comenzar a partir de los dieciocho años y pasar a ser temprana hasta antes de los “cuarenta y altos”, la adultez media, es como su nombre lo indica, cuando estamos alrededor de los cincuenta y hasta antes de considerarnos adultos mayores.

El gobierno de los países establece una edad de retiro como la edad en que comienza la adultez tardía, que es cuando son considerados como gente de la  “tercera edad” o adultos mayores.

Este trabajo es un resumen de lo propuesto por los autores en lo que consideran las características fundamentales de cada etapa y su relación entre ellas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ASPECTOS PSICOSOCIALES          DE LA ADULTEZ

 

 

SUSANA VALDIVIA FIGUEROA

 

PSICOLOGÍA EVOLUTIVA

JUNIO 22, 2011

 

 


 

INDICE

  • Introducción                                                                                                                  3
  • Desarrollo Psicosocial en la adultez emergente y la adultez temprana                     4
  • Adultez emergente: patrones y tareas                                                                        5
  • Cuatro enfoques del desarrollo de la personalidad                                                     6
  • Bases de las relaciones íntimas                                                                                 9
  • Estilos de vida marital y no marital                                                                            10
  • Paternidad                                                                                                                 13
  • Cuando el matrimonio termina                                                                                  15
  • Desarrollo Psicosocial en la adultez media                                                                 17
  • Una mirada al curso de la vida en la edad media                                           18
  • Cambio en la mitad de la vida: enfoques teóricos                                           18
  • El yo en la mitad de la vida: problemas y temas                                               20
  • Relaciones en la mitad de la vida                                                                                 23
  • Relaciones consensuales                                                                                               24
  • Relaciones con los hijos maduros                                                                     26
  • Otros vínculos de parentesco                                                                              28
  • Desarrollo psicosocial en la adultez tardía                                                                   32
  • Teoría de investigación sobre el desarrollo de la personalidad                    33
  • Bienestar en la adultez tardía                                                                             34
  • Cuestiones prácticas y sociales relacionadas con el envejecimiento        37
  • Relaciones personales en la vejez                                                                    40
  • Relaciones matrimoniales                                                                                              41
  • Estilos de vida y relaciones no maritales                                                          41
  • Vínculos de parentesco no matrimoniales                                                       42
  • Conclusión                                                                                                                        44
  • Bibliografía                                                                                                                         45
  •  

 

 

INTRODUCCION

 

Una vez que culmina la etapa de la adolescencia, sigue la Adultez, es la etapa que dura más, y en la que supuestamente ya las personas están maduras. Cuando ya entran a esta etapa, su vida “ya es en serio”, es cuando las personas se dedicaban a formar familia y seguir su vida  profesional. Pero, al pasar de los años, se van modificando los patrones de conducta y se ven variantes de tal manera que es muy difícil establecer una línea clara entre etapa y etapa.

La adultez se divide según el texto de Desarrollo Humana por Papalia y otros, en tres etapas:

Adultez emergente y temprana

Adultez media

Adultez tardía

La adultez emergente puede comenzar a partir de los dieciocho años y pasar a ser temprana hasta antes de los “cuarenta y altos”, la adultez media, es como su nombre lo indica, cuando estamos alrededor de los cincuenta y hasta antes de considerarnos adultos mayores.

El gobierno de los países establece una edad de retiro como la edad en que comienza la adultez tardía, que es cuando son considerados como gente de la  “tercera edad” o adultos mayores.

Este trabajo es un resumen de lo propuesto por los autores en lo que consideran las características fundamentales de cada etapa y su relación entre ellas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DESARROLLO PSICOSOCIAL EN LA

ADULTEZ EMERGENTE

 

 

 

Adultez emergente: patrones y tareas

La adultez emergente es una época de experimentación antes de asumir los papeles y las responsabilidades de los adultos. Un joven puede encontrar trabajo y deleitarse en la vida en soltería. Una pareja joven puede mudarse con los padres en lo que termina la escuela o se establece o por haber perdido el trabajo. Estas tareas tradicionales del desarrollo, como encontrar trabajo fijo y establecer relaciones románticas de largo plazo, pueden posponerse hasta los treinta o incluso después.

Los factores que influyen en los caminos hacia adultez son:

-       Genero

-       Capacidades académicas

-       Primeras actitudes hacia la educación

-       Expectativas al final de la adolescencia

-       Clase social

Mucho depende del desarrollo del yo: una combinación de la capacidad de entenderse y entender al mundo, de integrar y sintetizar lo que uno percibe y sabe y de hacerse cargo de planear el curso de la propia vida. Algunos adultos emergentes tienen un yo más desarrollado que otros y, por lo tanto, son más capaces de aprender a valerse por sí mismos (Tanner, 2006).

Recentramiento

Es la principal tarea de la adultez emergente, la cual comprende 3 etapas:

Etapa 1

Se encuentra inserto en la familia de origen, pero empiezan a crecer las expectativas de autoconfianza y autarquía.

Etapa 2

Sigue vinculado a su familia (y quizá dependa económicamente de ésta), pero ya no está incerto en ella. Al final de esta etapa, el adulto comienza a establecer compromisos serios y a ganar los recursos necesarios para mantenerlos.

Etapa 3

Independencia de la familia de origen (al mismo tiempo que conservan los lazos), y a la dedicación de una carrera, pareja y posiblemente hijos.

 

Moratoria Contemporánea

 

30% de los adultos contemporáneos pasan por lo que se llama Moratoria contemporánea, en la que la mayoría de los jóvenes se entregan a pocas deliberaciones conscientes, y más bien, adoptan un enfoque pasivo (difuso) o siguen el consejo de sus padres (cierre). Para algunos, una moratoria extensa puede llevar a un callejón sin salida de inmadurez, que es una alternativa más o menos permanente en la adultez. Sin embargo, aproximadamente 75% de ellos establecen alguna identidad ocupacional hacia el final de sus veinte.

Desarrollo de las relaciones adultas con los padres

Un criterio para medir que tan bien los adultos emergentes manejan el abandono del hogar paterno es su habilidad para mantener relaciones autónomas pero próximas con sus padres (Aquilino, 2006a; Scharf et al.,2004) Cuando los jóvenes se van de casa, tienen que completar la negociación sobre la autonomía que comenzó en la adolescencia y volver a definir la relación con sus padres para que ésta sea una relación entre adultos. Los padres que no pueden aceptar este cambio retrasan el desarrollo de sus hijos (Aquilino, 2006ª).

Los adultos emergentes todavía necesitan de la aceptación, empatía y apoyo de sus padres, y el apego a ellos no deja de ser un elemento fundamental del bienestar. El apoyo económico de los padres, en especial para la educación acrecienta la posibilidad de que los adultos emergentes tengan éxito en sus papeles de adultos (Aquilino, 2006ª).

Los hijos adultos que viven aun con sus padres, pueden tener problemas para redefinir su relación con éstos. La transición puede ser gradual y tardar muchos años, en especial si el hijo adulto todavía necesita el apoyo económico de sus padres (Aquilino, 2006ª).

Cuatro enfoques del desarrollo de la personalidad

Plantean diferentes cuestiones sobre la personalidad adulta, estudian aspectos diferentes de su desarrollo y, por lo regular, aplican métodos distintos:


Modelos de etapas normativas

 

Establecen que los adultos siguen una secuencia básica de cambios psicosociales relacionados con la edad. Los cambios son normativos ya que parecen comunes en una población, además aparecen en periodos sucesivos que a veces están marcadas por crisis emocionales que preparan el camino para nuevos avances.

La sexta etapa del desarrollo psicosocial de Erikson, intimidad frente a aislamiento, inicia lo que veía como el principal problema de la adultez temprana. Sin embargo, los adultos necesitan aislarse para reflexionar sobre su vida. Al tiempo que resuelven las exigencias contradictorias de intimidad, competitividad y distancia, desarrollan un sentido ético que Erikson consideraba la nota distintiva del adulto.

Los adultos tempranos con un sentido sólido del yo están listos para fundir su identidad con la de otra persona.

La resolución de esta etapa da por resultado la virtud del amor, la devoción mutua entre parejas que decidieron compartir su vida, tener hijos y ayudar a éstos a lograr un desarrollo sano.

La identificación de las tareas del desarrollo deben completarse para lograr una sana adaptación a cada etapa de la vida (Roisman, Masten, Coatsworth y  Tellegen, 2004).

El desarrollo no termina al llegar a la edad adulta, los seres humanos cambiamos y nos desarrollamos durante toda la vida.

Modelo del momento de los eventos

 

El curso del desarrollo depende del momento en que ocurren ciertos eventos en la vida de las personas.

Los momentos normativos de la vida (o de la edad), ocurren normalmente en ciertas épocas de la vida, y se concretan en hechos como el matrimonio, la paternidad, el nacimiento de los nietos y el retiro.

Según el modelo, las personas son muy conscientes de su momento y del reloj social, las normas de la sociedad y lo que en ésta se considera el momento oportuno para ciertos acontecimientos de la vida.

Si los eventos se presentan a tiempo, el desarrollo avanza de manera uniforme, si no, sobreviene el estrés como resultado de un suceso inesperado (como el desempleo), un hecho a destiempo (enviudar a los 35 años o retirarse a los 50), o de que no se presente un acontecimiento (nunca casarse o poder tener hijos).

Modelo de los rasgos: los cinco factores de Costa y McCrae

 

Trata de encontrar la estabilidad o el cambio en los rasgos de personalidad. Paul T, Costa y Robert R. McCrae, desarrollaron y probaron un modelo de cinco factores, o dimensiones, que son la base de grupos de rasgos conocidos como los “cinco grandes”.

1-    Neuroticismo -  el conjunto de 6 rasgos o facetas que indican inestabilidad emocional: ansiedad, hostilidad, depresión, autoconciencia, impulsividad y vulnerabilidad

2-    Extroversión – 6 facetas: cordialidad, ánimo gregario, asertividad, actividad, búsqueda de excitación y emociones positivas.

3-    Apertura a la experiencia – están dispuestas a probar nuevas cosas y adoptar nuevas ideas

4-    Escrupulosidad – hacen cosas: son competentes, ordenadas, cumplida, decididas y disciplinadas.

5-    Agradabilidad – son confiables, francas altruistas, obedientes, modestas e influenciables.

Los 5 grandes parecen vincularse a varios aspectos de la salud y el bienestar. También se han conectado con la satisfacción matrimonial, relaciones entre padres e hijos y trastornos de la personalidad.

Métodos tipológicos

 

Jack Block (1971; Block y Block, 2006) fue un pionero del enfoque tipológico.

Los investigadores han identificado tres tipos de personalidad:

Yo resiliente

Sobrecontrolado y

Subcontrolado

Estos tres tipos difieren en la resiliencia del yo, que es la capacidad de adaptarse bajo estrés, y el control del yo, el control de uno mismo.

Las personas con yo resiliente están bien adaptadas, son confiadas, independientes, articuladas, atentas, serviciales, cooperadores y se reconcentran en sus labores.

Los individuos sobrecontrolados son tímidos, callados, ansiosos y dependientes; se guardan lo que piensan, evitan conflictos y tienen más a la depresión

Las personas subcontroladas son activas, enérgicas, impulsivas, tercas y se distraen con facilidad.

Estos tipos de personalidad u otros semejantes se presentan en los dos sexos, entre culturas y entre grupos étnicos, y en niños, adolescentes y adultos.

Si bien los tipos de personalidad establecidos en los niños, pronostican trayectorias o patrones de conducta de largo plazo, ciertos eventos pueden cambiar el curso de la vida. Por ejemplo, para los jóvenes con problemas de adaptación, casarse con una persona que brinde apoyo puede generar resultados más positivos.

Bases de las relaciones íntimas

Erikson consideraba que el desarrollo de relaciones íntimas es una tarea crucial de la adultez temprana. La necesidad de establecer relaciones firmes, estables, cercanas y comprometidas es una motivación importante de la conducta humana.

Un elemento relevante de la intimidad es la autorrevelación que consiste en “revelar a otra persona información importante sobre uno mismo”. Las personas incrementan y mantienen cercanía debido a las revelaciones mutuas, la sensibilidad a las necesidades de la otra y a la aceptación y es respeto recíproco.

Las relaciones íntimas requieren de autoconciencia, empatía, capacidad para comunicar emociones, resolver conflictos y respetar los compromisos, y, si la relación es potencialmente de naturaleza sexual, de una decisión sexual. Estas capacidades son centrales cuando adultos tempranos deciden si se casan o establecen relaciones íntimas y si tienen o no hijos.


 

Las expresiones de intimidad de la adultez temprana: amor y amistad

Amistad

En esta época, las amistades son menos estables que en períodos anteriores y posteriores. Se centran en el trabajo y las actividades con padres y en compartir confidencias y consejos. Algunas amistades son extremadamente íntimas y alentadoras, otras están marcadas por conflictos frecuentes. Algunas duran toda la vida, otras son efímeras. Los lazos entre algunos “mejores amigos” son más estables que los que unen con una amante o cónyuge.

Los adultos tempranos solteros dependen más de los amigos para satisfacer sus necesidades sociales que los adultos tempranos casados o los que son padres.

Las personas con amigos tienen sentimiento de bienestar.

Por lo general las mujeres tienen amistades más íntimas que los hombres.

Muchos adultos tempranos asimilan a sus amigos en las redes de su familia de elección. Estos amigos cercanos y confiables se consideran parientes ficticios.

Amor

Los tres elementos o componentes del amor son intimidad, pasión y compromiso.

La intimidad, el elemento emocional, incluye autorrevelación, lo que lleva al vínculo, la calidez y la confianza. La pasión, el elemento motivacional, se basa en impulsos internos que traducen la estimulación fisiológica en deseo sexual. El compromiso, el elemento cognoscitivo, es la decisión de amar y quedarse con el ser amado. El grado en que está presente cada uno de los tres elementos determina qué tipo de amor siente una persona.

La comunicación es parte esencial de la intimidad.

Estilos de vida marital y no marital

 

Vida de soltero

Algunos adultos tempranos están solteros porque no han encontrado la pareja correcta, pero otros eligen estar solteros.

En la actualidad son más las mujeres que se mantienen y hay menos presiones sociales por casarse.

Algunas personas quieren libertad para recorrer el país o el mundo, progresar en su carrera, proseguir con su educación o hacer trabajo creativo sin tener que preocuparse por como su búsqueda de autorrealización podría afectar a otra persona. Algunos disfrutan de la libertad sexual. Otros consideran estimulante su estilo de vida. Unos más prefieren la soledad. Otros posponen o evitan el matrimonio por miedo de terminar en un divorcio.

 

Relaciones Gays y Lésbicas

Las parejas homosexuales se sienten tan satisfechas con su relación como las heterosexuales, aunque la satisfacción disminuye con el tiempo. La calidad de las relaciones homosexuales comprometidas del mismo sexo apenas se distingue de la calidad de las relaciones heterosexuales equivalentes.

 

Cohabitación

Es un estilo de vida cada vez más común, en la que la pareja que no está casada tiene una relación de carácter sexual y vive bajo el mismo techo. Su aumento en las últimas décadas refleja la naturaleza exploratoria de la adultez emergente en la tendencia a posponer el matrimonio.

La cohabitación es menos satisfactoria y menos estable que el matrimonio, es muy probable que si los miembros de estas parejas tienen diferentes expectativas con respecto a la división de las faenas domésticas, terminen la relación.

Los que quieren casarse, postergan el matrimonio hasta que las circunstancias económicas lo permiten.

Algunas investigaciones proponen que las parejas en cohabitación que se casan, tienen matrimonios menos felices y mayor probabilidad de divorciarse que las que esperan hasta después del matrimonio para vivir juntas.

En una encuesta representativa nacional transversal de 6577 mujeres de 15 a 45 años, las mujeres que vivieron o tuvieron sexo prematrimonial solo con su futuro esposo no corrieron un riesgo especial de disolución del matrimonio.

El significado de la cohabitación es diferente entre los adultos tardíos y los adultos tempranos. Las parejas mayores consideran más su relación como una alternativa al matrimonio, mientras que las parejas jóvenes la ven como un preludio a éste.

La cohabitación después de un divorcio es más común que la premarital, pues aparece funcionar como una forma de seleccionar pareja para las segundas nupcias. Sin embargo, la cohabitación después de un divorcio, demora mucho las segundas nupcias y contribuye a la inestabilidad del nuevo matrimonio.

Matrimonio

 

En la mayor parte de las sociedades, la institución del matrimonio se considera la mejor manera de proteger y criar a los hijos, Permite dividir el trabajo y compartir los bienes materiales. Idealmente ofrece intimidad, compromiso, amistad, afecto, satisfacción sexual, compañía y una oportunidad de crecimiento emocional, así como nuevas fuentes de identidad y autoestima.

Significado de Matrimonio para los adultos emergentes y tempranos de hoy

En lugar de considerar el matrimonio como un paso inevitable rumbo a la adultez, como en el pasado, los jóvenes de hoy creen que para casarse primero hay que ser un adulto. Casi todos piensan casarse, pero cuando estén listos, y consideran como obstáculos enormes mantenerse económicamente y establecerse en un trabajo o una profesión. Una minoría, casi siempre de zonas rurales, simplemente contraen matrimonio.

La transición a la vida matrimonial produce grandes cambios en el funcionamiento sexual, organización de la rutina diaria, derechos y responsabilidades, apegos y lealtades. Entre otras tareas los casados tienen que volver a definir su vínculo con su familia de origen, equilibrar la intimidad y la autonomía y establecer una relación sexual satisfactoria.

Actividad sexual después del matrimonio

Las parejas casadas obtienen más satisfacción emocional del sexo que los solteros o las parejas que cohabitan.

Es difícil conocer qué magnitud asume el sexo extramarital, porque no hay modo de averiguar si la gente es honesta al hablar de ellos pero encuestas indican que es menos común de lo que se supone. En la actualidad las actividades extramaritales son más frecuentes entre adultos tempranos y dos veces más comunes entre los hombres que entre las mujeres.

Satisfacción marital

Las personas casadas son más felices que las solteras, aunque quienes sostienen matrimonios infelices son menos felices que los solteros o los divorciados.

No es seguro que el matrimonio produzca felicidad, podría ser que la mayor felicidad de los casados exprese una tendencia de la gente feliz a casarse.

En el éxito de un matrimonio ejercen una influencia positiva el aumento de los recursos económicos, las decisiones equitativas, las actitudes de género no tradicionales y el apoyo a la norma del matrimonio para toda la vida, pero también opera el peso negativo de la cohabitación premarital, las infidelidades, las exigencias del trabajo de la esposa y el aumento de sus horas de trabajo.

Existen por lo menos cuatro perspectivas teóricas a la felicidad de las mujeres en el matrimonio:

-       Modelo de compañerismo sostiene que los matrimonios igualitarios, en los que el marido y mujer comparten las responsabilidades del trabajo y la familia, son los más felices e íntimos

-       Modelo institucional señala que las mujeres son más felices en el matrimonio si están comprometidas con la institución conyugal tradicional

-       Modelo igualitario afirma que la percepción que tienen las mujeres de la equidad de su matrimonio es lo que afecta la calidad del enlace, no la división concreta de las faenas

-       Modelo de géneros postula que las mujeres son más felices en matrimonios caracterizados según los roles típicos de género tradicionales

Factores del éxito marital

Lo relevante de la felicidad de la pareja, es la sensibilidad de uno hacia el otro, la validación de los sentimientos del otro y su capacidad de comunicarse y manejar los conflictos. Las parejas que recibieron asesoría premarital, se sintieron más satisfechas y comprometidas con su matrimonio y fue menos probable que terminaran en divorcio.

 

Paternidad

 

Algunas parejas consideran el matrimonio como una forma de aumentar su intimidad, no como una institución dedicada a tener y criar hijos. A otras las disuaden las cargas financieras de la paternidad y la dificultad de combinarla con el trabajo. Es por eso que en las ciudades industriales, cada vez tienen menos hijos y lo hacen después de que obtengan una educación y logran establecer una carrera. La edad del primer parto está subiendo y con esto el aumento de la infertilidad.

La paternidad como experiencia del desarrollo

El primer hijo marca una importante transición en la vida de los padres. Esta nueva persona, totalmente dependiente, cambia a un hombre y a una mujer, así como a la relación que haya entre ellos. A medida que los niños se desarrollan, los padres también lo hacen.

Curiosamente las mujeres de hoy emplean más horas para estar con sus hijos que las madres de la década de los 60´s, y la explicación es porque ahora muchas personas retrasan la paternidad hasta que “quieren pasar tiempo con sus hijos”. Las familias son más pequeñas y los padres tienen más recursos financieros para invertir en los hijos. También las normas sociales cambiaron, en la actualidad, los padres se sienten más presionados para invertir tiempo y energía en la crianza de los niños. Además, están más pendientes de ellos para protegerlos de situaciones como la delincuencia, la violencia escolar y otras influencias negativas.

Los padres de hoy, participan más en la vida de sus hijos, en la crianza y en el trabajo doméstico.

Los padres más participativos son los que reportan mayor satisfacción con su vida.

Influencia de la paternidad en la satisfacción marital

La satisfacción marital disminuye en los años de crecimiento de los hijos. Los hombres sienten menos satisfacción marital que quienes no tienen hijos y cuanto más hijos tienen, menos satisfechos están con su matrimonio, Las mujeres también reportan tener más satisfacción marital cuando tienen infantes que cuando no, lo anterior puede ser debido a la restricción de la libertad y a la necesidad de ajustarse al nuevo papel.

Los padres primerizos lidian con factores estresantes que afectan su salud y estado emocional. Pueden sentirse aislados y perder de vista el hecho de que otros padres  pasan por los mismos problemas. A veces, algo como el llanto del bebe, que mantienen despiertos a los padres en la noche, aminora la satisfacción marital durante el primer año de paternidad.

Los padres que participan en grupos dirigidos por profesionales, sobre las dificultades de la crianza y la relación desde el último trimestre del embarazo, experimentan una menor disminución de la satisfacción. Estas discusiones sirven para que se percaten de los cambios en su vida y en la relación entre la pareja y con el bebé, y así encuentran sus propias soluciones.

 

Organización de las familias de dos ingresos

Las familias de dos ingresos asumen formas diversas, en la mayor parte de ellas prevalecen los roles de género tradicionales, de modo que el hombre es el sostén principal y la mujer es proveedora secundaria, sin embargo, este patrón está cambiando.

Combinar las funciones laborales y familiares es beneficioso para la salud mental y física de hombres y mujeres y para el fortalecimiento de su relación. Entre los beneficios menos tangibles se destacan una relación más equitativa entre los esposos, mayor autoestima de la mujer y una relación más cercana entre el padre y sus hijos.

La parejas que trabajan enfrentan otras exigencias de tiempo y energía, conflictos entre trabajo y familia, posible rivalidad entre los cónyuges y ansiedad y culpa sobre el cumplimiento de las necesidades de los hijos. La familia es exigente sobre todo para las mujeres que trabajan tiempo completo y hay hijos de corta edad. Las carreras son más demandantes cuando uno de los dos se establece en un puesto o lo ascienden. Por lo general, estas exigencias son en la adultez temprana.


 

Cuando el matrimonio termina

 

En Estados Unidos, el matrimonio promedio que termina en divorcio dura de siete a ocho años. Lo más frecuente es que tras un divorcio, se contraigan segundas nupcias y se forme una familia que incluya hijos naturales o adoptados de uno o de los dos miembros de la nueva pareja.

Divorcio

Los factores que más influyen en el pronóstico de la duración del matrimonio, es la edad (en cuanto más edad, más estabilidad), la escolaridad (entre mayor escolaridad, más duración) y la religión (personas con religión tienen más estabilidad….+

Causas del fracaso de los Matrimonios

 

Los motivos más mencionados son la incompatibilidad, y la falta de apoyo emocional. En tercer lugar está el maltrato del cónyuge.

Muchas parejas concluyen que exponer a los hijos a conflictos constantes de sus padres les causa más daño. Para las parejas sin hijos, es cada vez más fácil volver al estado de soltería.

El divorcio engendra más divorcios. Los adultos con padres divorciados tienen más posibilidades de esperar que su matrimonio no dure y de divorciarse también, que los hijos de padres que se mantuvieron juntos.

El ajuste del divorcio

 

Terminar un matrimonio, aunque éste haya sido infeliz, es doloroso para los dos, sobre todo si quedan hijos pequeños  en el hogar. Las personas que estuvieron felizmente casadas, o piensan que estuvieron, reaccionan de manera más negativa y se adaptan más lentamente al divorcio. Las parejas que vivieron un matrimonio conflictivo, su término mejora el bienestar.

Un factor importante del ajuste es el desapego emocional del cónyuge anterior. Las personas que discuten con su ex pareja y las que no han encontrado otra pareja, experimentan más estrés. Es de ayuda una vida social activa, tanto en el momento del divorcio como después.


 

Nuevas nupcias e hijastros

 

Representan el triunfo de la esperanza sobre la experiencia. Las pruebas de la verdad de éste aforismo, es que tienen la misma probabilidad de terminar en un divorcio que las del primer matrimonio.

Cuanto más reciente sea el matrimonio actual y cuantos mayores sean los hijastros, más difícil parece ser el papel de madrastra o padrastro. En particular, las mujeres tienen más dificultades para criar hijastros que a sus hijos biológicos, quizá porque pasan más tiempo con los niños que los hombres.

Como quiera que sea, la familia mixta tiene potencial para crear una atmósfera cálida y nutricia, como cualquier familia que se interesa por sus miembros. Se han identificado varias fases de ajuste: al principio los adultos esperan un ajuste rápido y uniforme, mientras que los hijos sueñan con que el padrastro o madrastra se irá y volverá su verdadero progenitor. Cuando surgen conflictos, se pone del lado de sus hijos biológicos. Con el tiempo, los adultos forman una alianza sólida para satisfacer las necesidades de todos los hijos. El padrastro o la madrastra asume una función de figura adulta y la familia se convierte en una unidad integrada con su propia identidad.

Los vínculos que se forjan en la adultez temprana con amigos, amantes, cónyuges e hijos llegan a durar toda la vida e influyen en el desarrollo de la adultez media y la adultez tardía. Los cambios que experimentan las personas en sus años más maduros también afectan sus relaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DESARROLLO PSICOSOCIAL DE LA

 

ADULTEZ MEDIA

 

 

Una mirada al curso de la vida en la edad media

 

En términos psicosociales, la adultez media alguna vez se consideró un período relativamente estable.

Freud consideraba que la psicoterapia no funcionaba en personas mayores de 50 años porque creía que para esa edad, la personalidad ya se había moldeado de manera permanente. En contrario, Maslow y Rogers veían en la edad media una oportunidad de cambio positivo. De acuerdo a Maslow, la plena realización del potencial humano, a la que llamó autorrealización, sólo puede llevarse a cabo en la madurez. Rogers, sostenía que el funcionamiento humano pleno requiere un proceso constante y permanente de armonización del yo con la experiencia.

Estudios longitudinales, demuestran que el desarrollo psicosocial implica estabilidad y cambio.

 

Cambio en la mitad de la vida: enfoques teóricos

Modelos de rasgos

Dentro de los cinco r4asgos de Costa y McCrae, que son el neuroticismo (ansiedad, hostilidad, inestabilidad), extroversión, apertura a la experiencia, escrupulosidad y agradabilidad, se reconoce un cambio más lento durante los años medios y la vejez.

En la edad media, la escrupulosidad muestra ganancias notables, debidas al parecer a la experiencia de trabajo, mientras que la estabilidad emocional continúa el ascenso continuo iniciado en la adultez temprana. La gente tiende a volverse socialmente más madura – confiada, cálida, responsable y tranquila-, a medida que pasa por la flor de la vida, y a su vez la madurez le permite hacer contribuciones más productivas al trabajo y a la sociedad y tener una vida más larga y saludable. A menudo se observan diferencias individuales sustentadas en la experiencia.

Modelos de etapas normativas

 

Carl G. Jung: Individuación y trascendencia

 

El desarrollo saludable a la mitad de la vida requiere individuación, esto es, el surgimiento del verdadero yo a través del equilibrio o integración de las partes contradictorias de la personalidad, entre ellas las que antes fueron descuidadas.

Hasta antes de los 40´s, los adultos se concentran en las obligaciones con la familia y la sociedad y desarrollan aspectos de la personalidad que los ayudarán a alcanzar las metas que se prolongan. Las mujeres más en la expresividad e interés en otros, y los hombres más dirigidos al logro.

En la mitad de la vida, la gente desplaza su preocupación hacia su YO interno y espiritual. Tanto hombres como mujeres buscan la unión de los opuestos la expresión de aspectos antes desconocidos.

Dos tareas necesarias pero complejas de la mitad de la vida son la renuncia a la imagen juvenil y el reconocimiento de la mortalidad.

Para el reconocimiento de la mortalidad, se requiere una búsqueda del significado dentro del yo. El giro hacia el interior, puede ser perturbador; a medida que las personas cuestionan sus intereses pueden perder por cierto tiempo sus amarras. La gente que evita esta transición y no reorienta su vida de manera apropiada pierde la oportunidad de crecer psicológicamente.

 

Erik Erikson: generatividad frente a estancamiento

La edad media como un giro al exterior. Los años 40´s constituyen un el momento en que la gente ingresa a su séptima etapa normativa, generatividad frente a estancamiento.

La generatividad, es el interés de los adultos maduros por orientar y ayudar a la siguiente generación a que logre establecerse, la perpetuación de uno mismo por medio de la influencia que se ejerce en los más jóvenes.

La virtud de éste período es el interés en los demás: “un compromiso cada vez mayor por hacerse cargo de las persona, los objetos y las ideas por las que se ha aprendido a interesarse”.

La generatividad suele asociarse con la conducta prosocial.

Generatividad, edad y género

Es un indicio de madurez y de salud psicológica, por lo general, emerge durante la mitad de la vida debido a que las exigencias del trabajo y la familia demandan respuestas generativas. Los padres con una elevada generatividad, suelen ser autoritarios y participan de manera intensa en la educación de los hijos.

 

Formas de generatividad

Puede expresarse no sólo como padre y abuelo, sino también a través de la enseñanza o la mentoría, la productividad o la creatividad, y la autogeneración o autodesarrollo.

Puede ampliarse al mundo laboral, política, religión, pasatiempos, arte, músico u otros ámbitos, o como lo llamó Erikson, “la conservación del mundo”.

Ofrecerse como voluntario, realizar servicios comunitarios etc. son expresiones de generatividad.

Las personas que son más felices en su vida, son generalmente más propensas a ser generativas


.

 

Legado de Jung y de Erikson: Vailant y Levinson

Reportaron una disminución de las diferencias de género en la mitad de la vida, así como la tendencia masculina a convertirse en personas más cariñosas y expresivas. Los hombres se obsesionan menos con el logro personal y se preocupan más por las relaciones, además de demostrar generatividad mediante su conversión en mentores de personas jóvenes.

 

El momento de los eventos: el reloj social

El desarrollo de la personalidad adulta depende menos de la edad que de acontecimientos importantes en la vida.

A pesar de los múltiples desafíos y eventos variables de la mitad de la vida, la mayor parte de los adultos de mediana edad parecen muy capaces de lidiar con ellos.

El yo en la mitad de la vida: problemas y temas

La crisis de la mitad de la vida, la cual se conceptualizó como una crisis de identidad, se conoce también como la segunda adolescencia. Muchas personas se percatan de que no podrán cumplir los sueños de su juventud o que alcanzarlos no les brindó la satisfacción que esperaban. La crisis de la mitad de la vida es inevitable en medida que la gente lucha con la necesidad de reestructurar su vida.

Algunas personas de ésta etapa pueden experimentar crisis o confusión, pero otras se sienten en la cúspide de sus capacidades.

La mitad de la vida es sólo uno de los puntos decisivos de la vida, conformado por las transiciones psicológicas que implican cambios o transformaciones importantes en el significado, propósito o dirección que se percibe en la ida de una persona.

Los puntos decisivos pueden ser desencadenados por eventos importantes de la vida, cambios normativos o una nueva compresión de la experiencia previa, sea positiva o negativa, pueden ser estresantes.

Los puntos decisivos implican una revisión introspectiva y una revaloración de los valores y prioridades.

La revisión en la mitad de la vida, puede ser un momento de inventario, que arroja nuevos conocimientos sobre el yo y estimula correcciones a mitad del recorrido sobre el diseño y trayectoria de nuestra vida.

La gente con alta puntuación en neuroticismo es más propensa a experimentar estas crisis. Las personas que poseen resiliencia del yo – capacidad para adaptarse de manera flexible e ingeniosa a las fuentes potenciales de estrés- y las que poseen un sentido de dominio y control son más proclives a navegar con éxito por la mitad de la vida. En el caso de las personas con personalidad resiliente, incluso los eventos negativos, como un divorcio no deseado, pueden convertirse en un trampolín para el crecimiento positivo.

Desarrollo de la identidad

 

Algunos científicos, consideran al proceso de formación de la identidad como el problema principal de la adultez. La mayoría de los adultos de la mediana edad tiene un sentido del yo bien desarrollado y puede afrontar el cambio.

Teorías e investigaciones actuales sobre el desarrollo de la identidad en la Adultez media:

Susan Krauss Whitbourne: procesos de identidad:

La identidad está compuesta por la acumulación de percepciones del yo. Las características físicas, las capacidades cognoscitivas y los rasgos de personalidad percibidos (“soy sensible” o “soy obstinada” se incorporan en los esquemas de identidad. Estas percepciones se confirman con información externa, es decir, de las relaciones, de la comunidad y de otras experiencias.

El equilibrio de la identidad, permite que una persona mantenga un sentido estable del yo a la vez que ajusta los esquemas del yo para incorporar nueva información, como los efectos del envejecimiento

Generatividad, identidad y edad

Erikson consideraba la generatividad como un aspecto de la formación de la identidad, por lo que escribió: “Soy lo que me sobrevive”.

El logro exitoso de la identidad prepara el camino para otras tareas.

Psicología narrativa: la identidad como una historia de vida

El desarrollo del yo como un proceso contínuo de construcción de la historia de la vida propia: una narrativa dramática, o mito personal, que ayuda a dar sentido a nuestra vida y a conectar el pasado y el presente con el futuro. Esta historia en evolución proporciona a la persona una “identidad narrativa”.

Los adultos con una elevada generatividad suelen construir guiones generativos que muestran un tema de redención, o liberación del sufrimiento, y se asocian con el bienestar psicológico


Identidad de género y roles de género

La identidad está muy vinculada con los roles y compromisos sociales (“soy un padre”, soy un maestro”) Los cambios que en la mitad de la vida afectan los roles y las relaciones pueden afectar la identidad de género.

De acuerdo con Gutmann, los roles de género tradicionales evolucionaron para asegurar el bienestar de los niños en desarrollo. La madre tenía que ser cuidadora y el padre proveedor. Una vez que termina la crianza activa, no sólo se logra un equilibrio sino un cambio de roles, una inversión de género. Los hombres se vuelven más pasivos, y las mujeres más dominantes. En los casos en los que la mujer trabaja y el hombre coopera con las labores domesticas, es menos probable que surja la inversión de género.

 

Bienestar psicológico y salud mental positiva

La salud mental positiva involucra una sensación de bienestar psicológico que va de la mano con un sentido saludable del yo. Este sentido subjetivo de bienestar, o felicidad, es la evaluación que hace la persona de su vida.

Como miden los científicos del desarrollo el bienestar y que factores lo afectan en la mitad de la vida?

Emocionalidad, personalidad y edad

 

En el estudio MIDUS, se descubrió una disminución gradual promedio en las emociones negativas durante y después de la mitad de la vida, aunque en este mismo estudio, las mujeres de todas edades reportaron ligeramente más emocionalidad negativa que los hombres. La emocionalidad positiva se incrementa entre los hombres, pero disminuye para las mujeres durante la edad media.

Las personas casadas y con educación superior reportaron tener más emoción positiva, siempre y cuando no estuvieran en periodos de estrés por el trabajo.

Satisfacción con la vida y edad

La mayoría de los adultos de todas las edades, de ambos sexos y todas las razas informan sentirse satisfechos con su vida. Una razón es que las emociones positivas asociadas con los recuerdos agradables tienden a persistir, mientras que los sentimientos negativos asociados con los recuerdos agradables tienden a desvanecer.

El apoyo social (amigos y cónyuges) y la religiosidad contribuyen de manera importante a la satisfacción con la vida

La mayor satisfacción con la vida puede ser el resultado de una revisión o recapitulación en la mitad de la vida, esto es, la búsqueda del equilibrio mediante la realización de deseos y aspiraciones antes ignorados.

Bienestar en la mitad de la vida: comparaciones internacionales recientes

Los investigadores han ofrecido 3 hipótesis:

1)    A la mitad de la vida la gente ha aprendido a maximizar sus fortalezas, a adaptarse a sus debilidades y a domeñar sus sueños imposibles

2)    Dado que la gente alegre suele vivir más tiempo que la gente descontenta, el aumento del bienestar promedio después de la mitad de la vida puede ser un efecto de selección

3)    La gente que se mantiene en buena forma física y que va que amigos y conocidos de su edad enferman y mueren o sufren discapacidades aprende a valorar sus bendiciones durante los años que le quedan.

Carol Ryff: dimensiones múltiples del bienestar

 

Desarrolló un modelo que incluye seis dimensiones de bienestar y una escala de autorreporte. El Inventario de Bienestar para medirlas. Las seis dimensiones son:

-       Auto aceptación

-       Relaciones positivas con los otros

-       Autonomía

-       Dominio del ambiente

-       Propósito en la vida

-       Crecimiento personal

Según Ryff, la gente psicológicamente sana tiene actitudes positivas hacia sí misma y hacia los demás. Toma sus propias decisiones y regula su conducta, además de elegir o dar forma a ambientes compatibles con sus necesidades. Tiene metas que dan significado a su vida y se esfuerza por explorar y por desarrollarse con tanta plenitud como sea posible

 

Relaciones en la mitad de la vida

 

Para la mayoría de las personas de mediana edad, las relaciones con los demás son muy importantes, quizá de una manera diferente que antes.


Teorías del contacto social

 

Teoría de la caravana social

 

Las características de la persona aunadas a las peculiaridades de su situación influyen en el tamaño y la composición de la caravana o red de apoyo, la cantidad y tipos de apoyo social que recibe una persona y la satisfacción derivada de dicho apoyo. Todos esos factores contribuyen a la salud y el bienestar.

Teoría de la selectividad socioemocional

 

De acuerdo a Carstensen, la interacción social tiene tres metas principales

1)    Es una fuente de información

2)    Ayuda a desarrollar y mantener un sentido de sí mismo

3)    En una fuente de placer y confort o bienestar emocional.

Las  personas de mediana edad buscan cada vez más a quienes les hacen sentir bien.

 

Relaciones, género y calidad de vida

Para la mayoría ce los adultos de mediana edad, las relaciones son la llave más importante del bienestar, y pueden ser una fuete importante de salud y satisfacción. Tener pareja y gozar de buena salud son los factores más importantes para el bienestar de las mujeres en sus cincuenta. Las menos felices, más solitarias y deprimidas son madres solteras, divorciadas o viudas. Sin embargo, las relaciones también generan exigencias estresantes que suelen ser más pesadas para las mujeres. El sentido de responsabilidad e interés por los otros puede dañar el bienestar de una mujer cuando los problemas o infortunios acosan a su pareja, a sus hijos, padres, amigos o compañeros de trabajo.

 

Relaciones consensuales

 

Matrimonio

 

En la mitad de la vida, el matrimonio es muy distinto de lo que solía ser. Anteriormente, cuando las expectativas de vida eran más cortas, las parejas permanecían juntas hasta 40 años. En la actualidad, la mayoría de los matrimonios termina en divorcio, pero las parejas que permanecen juntas pueden esperar pasar 20 o más años de matrimonio después de que el último hijo deja el hogar.

Los que están satisfechos con su vida sexual tienden a estar más satisfechos con su matrimonio, y una mejor calidad matrimonial.

Cohabitación

 

Tanto mujeres como hombres tal vez deseen una compañía intima pero es posible que puedan disfrutar de la compañía sin el compromiso del matrimonio formal, un compromiso que en la edad media significa la posibilidad de tener que cuidar a un esposo enfermo.

Divorcio

 

El divorcio es relativamente inusual en la mitad de la vida, aunque es más común que en el pasado. Sin embargo, para las personas que se divorcian en la mitad de la vida, cuando suponían que su vida estaba resuelta, la ruptura puede ser traumática.

Los matrimonios de mucho tiempo son menos propensos a la ruptura que los más recientes porque como pareja que permanece junta construyen un capital matrimonial, beneficios financieros y emocionales del matrimonio a los que resulta difícil renunciar. La educación universitaria disminuye el riesgo de divorcio después de la primera década de matrimonio.

La razón principal del divorcio a esta edad es el abuso –verbal, físico o emocional-, por parte de la pareja, las diferencias entre los valores o estilos de vida, la infidelidad, el abuso del alcohol o las drogas, y el simple desamor.

En casi todos los sentidos, las personas de mediana edad muestran mayor capacidad de adaptación que las más jóvenes ante la separación o divorcio, a pesar de que sus perspectivas de volver a casarse sean más limitadas.

Relaciones Gays y lésbicas

 

En la actualidad, la generación pionera de de homosexuales empieza a explorar las oportunidades inherentes a la aceptación cada vez mayor de la homosexualidad.

Algunos de ellos, pueden estar asociando y estableciendo relaciones de manera abierta por primera vez. Muchos todavía están resolviendo conflictos con sus padres y otros familiares u ocultándoles su homosexualidad.

Las amistades en la mitad de la vida suelen tener especial importancia para los homosexuales. Es más probable que las lesbianas reciban apoyo emocional de otras amigas lesbianas, amantes e incluso ex amantes que de sus parientes. También los hombres gay dependen de redes de amistades o parientes ficticios que crean y mantienen activamente. Las redes de amigos proporcionan solidaridad y contacto con gente más joven, que los heterosexuales de mediana edad por lo regular obtienen de la familia.

Amistades

 

Carstensen dice que las redes sociales suelen reducirse e incrementar su nivel de intimidad en la mitad de la vida. Sin embargo, las amistades persisten y son una fuente importante de apoyo emocional y bienestar, en especial para las mujeres. Las amistades suelen girar alrededor del trabajo y la crianza; otras se basan en los contactos en el vecindario o en asociación con organizaciones de voluntariado.

La calidad de las amistades en la mitad de la vida a menudo compensa el escaso tiempo compartido. En especial durante una crisis, como un divorcio o un problema con un padre que envejece, los adultos recurren a los amigos  para recibir apoyo emocional, orientación práctica, consuelo, compañía y conversación

Relaciones con los hijos maduros

 

La paternidad es un proceso de dejar ir que por lo regular se aproxima o alcanza su punto culminante durante la edad media de los padres. Los padres de mediana edad, por lo regulara las mujeres, suelen ser los guardianes familiares que conservan los vínculos entre las diversas ramas de la familia extensa.

En la actualidad, las familias son diversas y complejas. Cada vez son más los padres de mediana edad que tienen que lidiar con el hecho de que un hijo adulto siga viviendo en el hogar familiar o que lo deje sólo para regresar. Sin embargo, una cosa no ha cambiado, el bienestar de los padres suele depender de cómo les vaya a sus hijos. Por fortuna la relación entre padres e hijos suele mejorar con la edad.

Hijos adolescentes: problemas para los padres

 

Las personas que se encuentran en los dos momentos d la vida vinculados con crisis emocionales – adolescencia y mitad de la vida- suelen vivir en la misma casa. Por lo regular, los adultos de mediana edad tienen hijos adolescentes. Al mismo tiempo que lidian con sus propias preocupaciones, los padres tienen que enfrentarse cada día con jóvenes que están pasando por grandes cambios físicos, emocionales y sociales.

Cuando los hijos se van: el nido vacío

 

Aunque muchas mujeres que invirtieron grandes esfuerzos en la maternidad tienen dificultades para ajustarse al nido vacío, son superadas por mucho por las que encuentran que la partida de los hijos es liberadora. Para algunas mujeres el nido vacío puede traer alivio de lo que Gutmann llamó la “emergencia crónica de la maternidad”. Pueden perseguir sus propios intereses mientras disfrutan de los logros de sus hijos mayores. En la actualidad, el hecho de que el nido vuelva a llenarse por el regreso a casa de los hijos crecidos puede ser mucho más estresante.

Los efectos del nido vacío en el matrimonio dependen de su calidad y duración. En un buen matrimonio, la partida de los hijos crecidos puede conducir a una segunda luna de miel.

El nido vacío no es una señal del fin de la paternidad o maternidad. Es una transición a una nueva etapa: la relación entre los padres y sus hijos adultos.

La crianza de los hijos mayores

Aunque los hijos han dejado el hogar para siempre, los padres siguen “siéndolo”. El papel de los padres en esta edad, implica nuevos problemas y requiere nuevas actitudes y conductas de parte de ambas generaciones.

Los padres de mediana edad por lo general dan a sus hijos más ayuda y apoyo de la que reciben de ellos cuando los adultos tempranos establecen su carrera y su familia. Dan más ayuda a los hijos que más la necesitan, por lo regular a los que son solteros o padres solteros. Los problemas de los hijos, disminuyen el bienestar de los adultos medios. A algunos les cuesta mucho trabajo tratar a sus hijos como adultos y a muchos adultos tempranos les resulta engorroso aceptar la continua preocupación de sus padres por ellos.

La mayoría de los adultos tempranos y sus padres de mediana edad disfrutan de la mutua compañía y se llevan bien, sin embargo, no todas las familias intergeneracionales se ajustan a un molde.

Hay familias muy unidas, tanto geográfica como emocionalmente, es decir, tienen contacto frecuente y se brindan ayuda y poyo mutuos. Hay familias sociales, con menos afinidad o compromiso emocional.  Hay familias con relaciones obligatorias, con mucha interacción pero poco apego emocional. Por último, hay familias despegadas, tanto geográfica como emocionalmente. Una categoría intermedia consta de las familias que son íntimas pero distantes, las cuales pasan poco tiempo juntas pero conservan sentimientos cálidos que podrían conducir a la renovación del contacto e intercambio. Los hijos adultos suelen ser más cercanos a su madre que a su madre.

 

Crianza prolongada: el “nido abarrotado”

Cada vez son más los hijos adultos que postergan su partida, un fenómeno llamado incapacidad para independizarse. Además el síndrome de la puerta giratoria, llamada a veces el fenómeno de búmeran, se ha vuelto más común. En ocasiones los adultos tempranos regresan al hogar de sus padres una o más veces.

La crianza prolongada puede dar lugar a tensión intergeneracional cuando contradicen las expectativas normativas d los padres. La autonomía de un hijo adulto es una señal del éxito de los padres. En consecuencia, como pronostica el modelo del momento de los eventos, la postergación de la partida de un hijo y su regreso del mismo puede producir estrés en la familia.

Los padres y los hijos adultos suelen llevarse mejor cuando éstos tienen empleo y viven por su cuenta

Vivir con hijos adultos puede verse como una expresión de solidaridad familiar, una extensión de la expectativa normativa de ayuda de los padres a sus hijos adultos.

Otros vínculos de parentesco

 

Salvo en los momentos de necesidad, los vínculos con la familia de origen – padres y hermanos- suelen perder importancia durante la adultez temprana, cuando toman procedencia el trabajo, el cónyuge o la pareja y los hijos. En la mitad de la vida, esos primeros vínculos de parentesco pueden reafirmarse de una nueva manera, a medida que la responsabilidad de cuidar y sostener a los padres ancianos empieza a cambiar la vida de los hijos de mediana edad. Además, en este período suele comenzar una nueva relación: convertirse en abuelos.

Relaciones con los padres ancianos

 

Muchas personas de mediana edad ven a sus padres de manera más objetiva que antes, como individuos con virtudes y defectos. Durante esos años sucede algo más, un día, puede que al examinar a los padres, vean que la persona anciana requiere el cuidado de una hija o un hijo.

Contacto y ayuda mutua

Aunque no vivan juntos, la mayoría de los hijos de mediana edad y sus padres tienen relaciones cálidas y afectuosas, que se basan en el contacto frecuente, la ayuda mutua, los sentimientos de apego y los valores compartidos. Las relaciones positivas con los padres contribuyen a lograr un sentido fuerte del yo y al bienestar emocional de la mitad de la vida.

Debido  al alargamiento del ciclo de vida, algunos científicos del desarrollo propusieron una nueva etapa de la vida llamada madurez filial, en la cual los hijos de mediana edad “aprenden a aceptar y satisfacer la necesidad de dependencia de sus padres “La  mayoría de las personas de mediana edad aceptan de buena gana sus obligaciones para con sus padres.

Sin embargo, las relaciones familiares en la adultez media y tardía pueden ser complejas. En razón del aumento de la longevidad, es posible que las parejas de mediana edad con recursos emocionales y financieros limitados tengan que distribuirlos entre dos conjuntos de padres ancianos y cubrir sus propias necesidades (y tal vez las de sus hijos adultos).

La ambivalencia puede aflorar al tratar de hacer malabares con necesidades en competencia. Las parejas tienden a responder con mayor facilidad a las necesidades de los padres de la esposa, supuestamente debido a la mayor cercanía de la mujer con respecto a ellos,

Convertirse en cuidador de los padres ancianos

Por lo general, las generaciones tienen una mejor relación cundo los padres disfrutan de salud y vigor. Cuando las personas mayores se vuelven enfermizas – especialmente si sufren deterioro mental o cambios de personalidad- la carga de su cuidado puede ejercer demasiada presión en la relación.

El cuidado suele ser función femenina, los hijos contribuyen al cuidado especialmente si no tienen empleo pero es menos probable que proporcionen cuidado personal.

Presiones del cuidado

 

La presión emocional no solo proviene del cuidado en sí, sino de la necesidad de equilibrarlo con muchas otras responsabilidades de la mitad de la vida. Los padres ancianos pueden volverse dependiente4s en un momento en que los adultos de mediana edad necesitan ayudar a sus hijos a independizarse o bien a criarlos. Los miembros de esta generación en el medio, llamados a veces a la generación sándwich, pueden verse atrapados entre esas necesidades en competencia y sus limitados recursos de tiempo, dinero y energía. Un hijo de mediana edad, que tal vez se prepara para el retiro, con dificultad puede permitirse los costos adicionales de cuidar a un anciano delicado o puede tener sus propios problemas de salud.

En ocasiones, el estrés provocado por las pesadas e incesantes exigencias del cuidado es tan grande que puede dar lugar al abuso, la negligencia o incluso el abandono del anciano dependiente.

El agotamiento del cuidador, una postración física, mental y emocional que a veces afecta a los adultos que cuidan familiares ancianos.

En ocasiones deben hacerse otros arreglos, como el internamiento, la vivienda asistida o la división de las responsabilidades entre los hermanos.

Los programas de apoyo comunitarios pueden disminuir las presiones y la carga del cuidado, impedir el agotamiento y posponer la necesidad de internar a la persona dependiente.

Las circunstancias y los contextos hacen la diferencia, igual que las actitudes que la persona lleva a la tarea. Si un cuidador ama profundamente al padre enfermo, se interesa por la continuidad de la familia, ve al cuidado como un desafío y dispone de recursos personales, familiares y comunitarios adecuados para cumplir ese desafío, el cuidado puede ser una oportunidad de crecimiento personal en competencia, compasión, autoconocimiento y trascendencia.

 

Relaciones con los hermanos

 

Los vínculos fraternos son las relaciones más duraderas en la vida de la mayoría de la gente. El mayor contacto ocurre en la niñez y la adultez media a la tardía, y el menor contacto se da durante los años de la crianza de sus hijos. Los lazos fraternos pueden renovarse después de que los hermanos establecen sus carreras y familias.

Las relaciones con los hermanos que permaneces en contacto pueden ser fundamentales para el bienestar psicológico en la mitad de la vida. En la adultez temprana tienen a ser más cercanas las relaciones entre hermanas que entre hermanos.

El cuidado de los padres ancianos puede acercar más a los hermanos pero también puede causar resentimiento y conflicto. Es posible que surjan desacuerdos por la división del cuidado de los padres o por una herencia, sobre todo si la relación fraterna no ha sido buena.

Convertirse en abuelos

 

En la actualidad, ser abuelo es diferente a como solía ser en el pasado. La mayoría de los abuelos tienen menos nietos que sus padres o sus abuelos. Los abuelos de mediana edad suelen sestar casados y tener una participación activa en sus comunidades y en el trabajo, por lo que están menos disponibles para ayudar en el cuidado de sus nietos. También es probable que estén criando a uno más hijos propios.

Por otro lado, el retiro temprano libera a algunos abuelos y les permite pasar más tiempo con sus nietos. Los abuelos suelen ocuparse del cuidado parcial o principal de sus nietos.

El papel de los abuelos

Los abuelos desempeñan un papel integral en la crianza infantil y en las decisiones familiares. La distancia no necesariamente afecta la calidad de las relaciones con los nietos.

En general, las abuelas ven más a sus nietos y mantienen relaciones más estrechas, cálidas ya afectuosas con ellos que los abuelos. Quienes tienen contacto frecuente con sus nietos se sienten bien con su condición de abuelos, atribuyen importancia al papel, tienen alta autoestima y suelen sentirse más satisfechos con el hecho de ser abuelos.

 

 

Ser abuelos después del divorcio y las nuevas nupcias

El nuevo matrimonio de una madres divorciada por lo regular reduce su necesidad de recibir apoyo de sus padres, pero no el contacto de éstos con sus nietos. Sine embargo, para los abuelos paternos el nuevo matrimonio aumenta la probabilidad de ser desplazados o de que la familia se mude a un lugar lejano. Lo que dificulta más el contacto.

Crianza de los nietos

Muchos abuelos son los principales o únicos cuidadores de sus nietos, actúan como padres por necesidad de niños cuyos progenitores no pueden cuidarlos, muchas veces como resultado de un embarazo en la adolescencia, del uso de las drogas, enfermedad, divorcio o muerte.

La paternidad sustituta inesperada puede ser una carga física, emocional y financiera para los adultos de mediana edad o mayores. Es posible que tengan que dejar su trabajo, disminuir sus planes de retiro, reducir drásticamente sus actividades de tiempo libre y su vida social, y poner en riesgo su salud. La mayoría de los abuelos no tienen tanta energía, paciencia o resistencia como antes y quizá no estén al corriente con las tendencias educativas y sociales.

Los abuelos pueden ser fuentes de orientación, compañeros de juego, vínculos con el pasado y símbolos de la continuidad familiar. Su dedicación a la vida de las futuras generaciones expresa generatividad y un vehemente deseo de trascender a la muerte. Los hombres y mujeres que no llegan a ser abuelos pueden satisfacer las necesidades generativas convirtiéndose en abuelos adoptivos o trabajando como voluntarios en escuelas u hospitales. Cuando encuentran formas de desarrollar lo que Erikson llamó la virtud del interés en los demás, los adultos se preparan para entrar al periodo culminante del desarrollo adulto.

 

 

 

 

 

 

 

DESARROLLO PSICOSOCIAL DE LA

 

ADULTEZ TARDIA

 

 

 

Teoría e investigación sobre el desarrollo de la personalidad

Es la época en que la gente puede reexaminar su vida, resolver los asuntos inconclusos y decidir como canalizar mejor sus energías y pasar mejor los días, mese o años que les quedan. Algunos desean dejar un legado para sus nietos o para el mundo, transmitir los frutos, transmitir los frutos de sus experiencias o justificar el sentido de su vida.

Otros simplemente quieren disfrutar sus pasatiempos favoritos o hacer cosas para las que no tuvieron tiempo suficiente cuando eran más jóvenes

El crecimiento en la vejez si es posible y muchos adultos mayores se sienten sanos, capaces y con control de su vida experimentan esta última etapa de la vida de manera positiva.

 

Erik Erikson: temas normativos y tareas

El crecimiento depende de que se lleven a cabo las tareas psicológicas de cada etapa de la vida de una manera emocionalmente sana.

Para Erikson, el logro mayor de la adultez tardía es el sentido de integridad del yo, o integridad del si mismo un logro basado en la reflexión sobre la propia vida. En octava y última etapa del ciclo de vida. Integridad del yo frente a la esperanza. Los adultos mayores necesitan evaluar y aceptar su vida para poder aceptar la muerte. –con base en los resultados de las siete etapas previas, se esfuerzan por lograr un sentido de coherencia y plenitud en lugar de ceder a la desesperanza por su incapacidad para cambiar el pasado.

La virtud que puede desarrollarse durante esta etapa es la sabiduría, un “interés informado y desapegado por la vida cuando se encara la propia muerte” (Erikson, 1985).

La sabiduría significa aceptar la vida que uno ha vivido, sin remordimientos importantes: sin pensar demasiado en los “debería haber hecho” o los “podría haber sido”. Significa aceptar la imperfección del sí mismo, de los padres, de los hijos y de la vida.

Aunque la integridad debe superar a la desesperanza para que esta etapa se resuelva con éxito, sentir desesperanza es inevitable. Las personas necesitan llorar, no solo por sus desdichas y oportunidades perdidas sino también por la vulnerabilidad y fugacidad de la condición humana.

 

 

 

 

 

El modelo de los cinco factores: rasgos de personalidad en la vejez

 

Medición de la estabilidad y el cambio en la adultez tardía

 

Existe un cambio continuo después de los 60años: incrementos en la agradabilidad y escrupulosidad acompañados por deterioros en la vitalidad social (carácter gregario) y en la apertura a la experiencia.

Es posible evaluar la estabilidad o el cambio interno de los individuos.  También se puede medir realizando comparaciones de rangos ordenados de diferentes individuos en un rasgo determinado.

La personalidad adquiere mayor rigidez en la vejez. En realidad, las personas en las cohortes más recientes parecen ser más flexibles que las de cohortes previas.

La personalidad como predictor de la emocionalidad, la salud y el bienestar

La personalidad es un importante predictor de la emocionalidad y el bienestar subjetivo, más fuerte en algunos aspectos que las relaciones sociales y la salud.

La emocionalidad  positiva tiende a permanecer estable hasta muy tarde en la vida para luego declinar de manera ligera y gradual.

La teoría de la selectividad socioemocional ofrece una posible explicación para este cuadro por lo general positivo: a medida que las personas envejecen, tienden a buscar actividades y la compañía de personas que les proporcionen gratificación emocional.  Además, la mayor habilidad de los adultos mayores para regular sus emociones puede explicar su tendencia a ser más felices y alegres que los adultos tempranos y a experimentar emociones negativas con menos frecuencia y de manera más fugaz.

Bienestar en la adultez tardía

La salud de los adultos mayores puede haberse deteriorado, ha perdido algunas de sus viejas amistades y familiares – a menudo un cónyuge – y es probable que ya no tengan los mismos ingresos, Sus vidas se modifican en muchos aspectos y esos cambios resultan estresantes. Pero, en general, los adultos mayores sufren menos trastornos mentales, son más felices  y se sienten más satisfechos con la vida que los adultos más jóvenes.

La felicidad o bienestar subjetivo aumenta en general en el curso de la vida, con un descenso en la edad media, seguido del aumento de la felicidad en la vejez. Este hallazgo refleja en parte el valor de una actitud madura, eso también pone en evidencia la supervivencia selectiva de las personas que son más felices o que tienen más razones para serlo.

 

Afrontamiento y salud mental

El afrontamiento se refiere a os pensamientos y conductas adaptativas que se proponen aliviar el estrés que surge de condiciones dañinas, amenazantes o desafiantes. Se trata de un aspecto importan de la salud mental.

George Valillant: defensas adaptativas.

Un factor importante es el uso de las defensas adaptativas maduras cuando se afrontan problemas en un momento más temprano de la vida

Pueden modificar la percepción de la gente hacia los hechos que no pueden cambiar.

Las defensas adaptativas pueden ser inconscientes o intuitivas. En contraste, el modelo de valoración cognoscitiva, destaca las estrategias de afrontamiento elegidas de manera consciente.

Modelo de valoración cognoscitiva

Las personas eligen de manera consciente estrategias de afrontamiento de acuerdo a como percibe y analiza una situación. El afrontamiento incluye cualquier cosa que un individuo piensa o hace al tratar de adaptarse al estrés, sin importar lo bien que funcione. Elegir la estrategia más apropiada requiere una revaloración continua de la relación entre la persona y el ambiente.

 

Estrategias de afrontamiento: enfocadas en el problema o en la emoción

 

Las estrategias pueden enfocarse al sentimiento o a la emoción

El afrontamiento enfocado al problema – implica es uso de estrategias instrumentales u orientadas a la acción para eliminar, controlar o mejorar una condición estresante. Por lo general, este tipo de afrontamiento predomina cuando la persona ve una oportunidad realista de cambiar la situación.

El afrontamiento enfocado a la emoción – se dirige a “sentirse mejor”: controlar la respuesta emocional a una situación estresante para aliviar su efecto físico o psicológico. Es probable que este tipo de afrontamiento predomine cuando la persona concluye que poco o nada puede hacerse para modificar la situación. La investigación ha distinguido dos tipos de afrontamiento enfocado en la emoción: proactivo (confrontar o expresar las emociones o buscar apoyo social) y pasivo (evitar, negar o suprimir las emociones o aceptar la situación tal como es.

Diferencias de edad en la elección de los estilos de afrontamiento

 

Los adultos mayores son más propensos que los más jóvenes a adoptar el afrontamiento enfocado en la emoción.

Al parecer, la gente desarrolla con la edad un repertorio más flexible de estrategias de afrontamiento. Los adultos mayores pueden emplear estrategias enfocadas en el problema, pero utilizan mejor que los adultos más jóvenes la regulación emocional cuando la situación parece requerirlo.

La religión o espiritualidad como influyentes en la salud y el bienestar

La religión adquiere cada vez más importancia para mucha gente a medida que envejece. La religión parece desempeñar un papel de apoyo para muchos de ellos. Algunas posibles explicaciones incluyen el apoyo social, la motivación para adoptar estilos de vida saludables, la percepción de ejercer control sobre la vida por medio de la oración, la promoción de estados emocionales positivos, la reducción del estrés y la fe en Dios como una manera de interpretar las desgracias.

Modelos de envejecimiento “exitoso” u “óptimo”

El envejecimiento exitoso u óptimo ha reemplazado en buena medida la idea de que el envejecimiento es resultado de procesos intrínsecos inevitables de pérdida y deterioro.

Se han identificado tres componentes principales del envejecimiento exitoso:

1)    La evitación de la enfermedad o de la discapacidad relacionada con la enfermedad

2)    El mantenimiento de un elevado funcionamiento físico y cognoscitivo

3)    La participación constante en actividades sociales y productivas (remuneradas o no)

Quienes envejecen con éxito suelen contar con apoyo social, emocional y material, lo cual favorece la salud mental, y en la medida que se mantengan activos y productivos no se consideran viejos.

No todos los adultos poseen buenos genes, educación o circunstancias favorables para “construir el tipo de vida que eligieron” y los “ya marginados” tienen mayor probabilidad de “acabar en el lado erróneo de la línea divisoria”.

 

Teorías e investigaciones clásicas y actuales acerca del envejecimiento

 

Teoría de la retirada frente a la teoría de la actividad

 

De acuerdo con la teoría de la retirada, el envejecimiento implica una reducción gradual de la participación social y una mayor preocupación por sí mismo.

De acuerdo con la teoría de la actividad, entre más activos permanezcan los ancianos, mayor envejecen.

 

 

Teoría de la continuidad

 

Hace hincapié en la necesidad de las personas de mantener conexión entre el pasado y el presente. La actividad es importante, pero no por sí misma sino en la medida que representa la continuación de un estilo de vida.

El papel de la productividad

Los ancianos que se sienten útiles para los demás tienen mayor probabilidad de permanecer vivos y saludables.

Las actividades sociales y productivas se relacionan con la felicidad reportada por el individuo, con u  mejor funcionamiento físico.

Las actividades solitarias, como la lectura y el trabajo artesanal, no brindan beneficios físicos pero se relacionan con la felicidad, tal vez porque promueven un sentido de compromiso con la vida.

La participación frecuente en las actividades recreativas  puede ser beneficiosa para la salud y el bienestar como la participación frecuente en actividades productivas

Cualquier actividad regular que exprese o mejore algún aspecto del sí mismo pueda contribuir al envejecimiento exitoso.

 

Optimización selectiva con compensación

 

El envejecimiento exitoso implica optimización selectiva con compensación. En la vejez, los recursos se dirigen cada vez más al mantenimiento de la salud y al manejo de pérdidas.

Los adultos mayores se vuelven más selectivos acerca de los contactos sociales, es decir, mantienen el contacto con amigos y familiares que pueden cubrir mejor sus necesidades actuales de satisfacción emocional. Esos contactos significativos pueden compensar la disminución de posibilidades en la vejez.

Los ancianos pudientes tienen mayores probabilidades de sobrevivir permanecer activos y usar estrategias de optimización selectiva con compensación para adaptarse a las pérdidas de envejecimiento. Sin embargo, incluso los viejos cuyos recursos están prácticamente agotados, esas estrategias pueden amortiguar las pérdidas en satisfacción con la vida e incrementar el bienestar. Mantener una actitud positiva hacia el envejecimiento puede prolongar la vida.

Cuestiones prácticas y sociales relacionadas con el envejecimiento

La resolución de retirarse y de cuando hacerlo es una de las decisiones más cruciales sobre el etilo de vida al aproximarse a la adultez tardía.  Esas decisiones afectan la situación financiera y el estado emocional de las personas, así como la forma en que pasan sus horas de vigilia y las maneras en que se relacionan con la familia y los amigos.

 

Trabajo y retiro

 

Los adultos disponen de muchas opciones. Por lo general los factores que más pesan en la decisión son las consideraciones financieras y de salud. Para muchos adultos mayores, el retiro es un “fenómeno escalonado que implica múltiples transiciones fuera y dentro del trabajo remunerado y no remunerado”.

Tendencias que afectan al trabajo y al retiro en la vejez

La mayoría de los adultos que pueden retirarse lo hacen y con el aumento de la longevidad, permanecen retirados más tiempo que en otras épocas. En los países en vías de desarrollo, es común que los ancianos sigan trabajando.

 

Influencia de la edad en las actitudes hacia el trabajo y el desempeño laboral

Por lo general, las personas que siguen trabajando después de los 65 años es porque les gusta su trabajo y no lo encuentran estresante. Suelen contar con mayor educación y mejor salud que quienes se retiran más temprano.

Contrario a la creencia general, los trabajadores viejos suelen ser más productivos que los más jóvenes. Pueden trabajar más lento, pero más preciso

 

La vida después del retiro

En un proceso continuo, los recursos personales, económicos y los de las relaciones sociales pueden influir en la forma en que  sobrellevan los retirados esta transición. También puede hacerlo el apego de la persona al trabajo.

Estilo de vida enfocado a la familia – actividades accesibles de bajo costo

Inversión equilibrada – asignan equitativamente la familia el trabajo y la recreación

Esparcimiento serio – domina una actividad que requiere destreza, atención y compromiso.

 

Arreglos de vivienda

Los arreglos de vivienda por sí solos no dicen mucho acerca del bienestar de los adultos mayores. Por ejemplo, vivir solo no necesariamente implica la falta de cohesión familiar y apoyo, sino que puede reflejar la buena salud, autosuficiencia económica y deseo de independencia de la persona mayor. Asimismo, vivir con hijos adultos nada nos dice acerca de la calidad de las relaciones en el hogar.

 

Envejecer en el lugar

 

Tiene sentido para quienes pueden manejarse por sí mismos o con ayuda mínima, cuentan con un ingreso adecuado, se sienten contentos en el vecindario y quieren ser independientes, tener privacidad y estar cerca de sus amigos, hijos adultos o nietos.

Vivir solos

La gente mayor que vive sola, podría parecer solitaria, sin embargo, factores como la personalidad, las capacidades cognoscitivas, la salud física y una red social reducida desempeñan un papel mayor en la soledad. Las actividades sociales, como asistir a un centro para personas de la tercera edad o hacer trabajo voluntario, pueden ayudar a los ancianos que viven solos a mantener sus vínculos con la comunidad.

 

Vivir con los hijos adultos

La mayoría de los ancianos, incluso en circunstancias difíciles prefieren no tener que vivir con sus hijos. Son renuentes a convertirse en una carga para sus familias y a renunciar a su libertad. Integrar a otra persona al hogar puede ser inconveniente y la privacidad y las relaciones de todos pueden verse afectadas.

El éxito de dichos arreglos depende en buena medida de la calidad de la relación que existió en el pasado y de la habilidad de ambas generaciones para comunicarse con absoluta franqueza.

Es preciso que padres e hijos respeten la dignidad y autonomía del otro y que acepten sus diferencias.

 

Vivir en instituciones

Quienes tienen más probabilidad de ingresar a una institución son aquellos que viven solos, los que no participan en actividades sociales, los que no pueden desarrollar con normalidad sus actividades cotidianas debido a la mala salud o a la discapacidad y aquellos cuyos cuidadores informales están agobiados.

 

Opciones alternativas de vivienda

Una opción popular es la vivienda asistida, la forma de alojamiento de más rápido crecimiento para adultos mayores en  Estados Unidos. Desgraciadamente esta opción no está al alcance de la mayoría.

 

Relaciones personales en la vejez

Los adultos mayores reportan en sus redes sociales apenas la mitad de personas que reportan los adultos más jóvenes. Con todo, las relaciones que mantienen son más importantes que nunca para su bienestar y los ayudan a mantener la agudeza de su mente y su memoria.

 

Teorías del contacto social y del apoyo social

De acuerdo con la teoría de la caravana social al envejecer los adultos mantiene su nivel de apoyo social mediante la identificación de los miembros de su red social que pueden ayudarlos y la evitación de a los que no los apoyan.

Los adultos mayores conservan un círculo interno estable: los amigos cercanos y los familiares en quienes pueden confiar y que tienen una fuerte influencia en su  bienestar.

La teoría de la selectividad socioemocional – a medida que el tiempo se reduce, los adultos mayores deciden pasar el tiempo con personas y llevan a cabo actividades que satisfacen sus necesidades emocionales inmediatas

 

La importancia de las relaciones sociales

 

El apoyo emocional ayuda a los ancianos a mantener la satisfacción con la vida ante el estrés y el trauma, o con la pérdida del cónyuge o un hijo, de una enfermedad que pone en riesgo la vida o de un accidente, y los vínculos positivos suelen mejorar la salud y el bienestar. Sin embargo, las relaciones conflictivas pueden jugar un papel negativo aun más grande,

Como antes en la vida, las relaciones sociales van de la mano con la salud. Las personas socialmente aisladas tienden a acelerar su deterioro físico y cognoscitivo.

La familia multigeneracional

La presencia de tantos miembros de la familia puede ser enriquecedora pero también puede crear presiones especiales.

Ahora que el grupo de más rápido crecimiento de la población es el de 85 años en adelante, muchas personas de 68 años o más, cuya salud y energía pueden estar tambaleantes operan como cuidadores. De hecho, muchas mujeres pasan una parte mayor de su vida cuidando de sus padres, que de sus hijos.

 

Relaciones matrimoniales

 

Su efecto sobre el bienestar tiene características de la amistad y de los vínculos de parentesco. Puede proporcionar el nivel emocional más alto y la más baja moral que experimenta una persona.

Matrimonio de largo plazo

 

Las parejas casadas que siguen juntas en la adultez tardía tienen mayor probabilidad que las parejas de mediana edad de reportar que su matrimonio es satisfactorio, y muchos dicen que ha mejorado. Al final de la crianza de los hijos, éstos tienden a convertirse en una fuente de placer y orgullo compartido en lugar de una fuente de conflicto. Sin embargo, de a cuerdo con el Estudio de envejecimiento exitoso de MacArthur, los hombres reciben apoyo social principalmente de sus esposas, mientras que las mujeres dependen más de los amigos, familiares e hijos.

En la vejez, el matrimonio es sometido a una prueba severa por la edad avanzada y las enfermedades físicas, aunque una relación marital cercana puede moderar los efectos psicológicos negativos de las discapacidades funcionales pues reduce la ansiedad y la depresión e incrementa la autoestima.

 

Viudez

Las ancianas tienen mayor probabilidad de ser viudas. Las mujeres suelen sobrevivir a sus maridos y, en comparación con los hombres, es menos probable que vuelvan a casarse.

 

Divorcio y nuevas nupcias

El divorcio en la vejez no es común. Volver a casarse tiene beneficios sociales. Las personas mayores casadas tienen menor probabilidad que quienes viven solas de necesitar ayuda de la comunidad.

Estilos de vida y relaciones no maritales

Vida de Soltero

En la mayor parte de los países, 5% o menos de los ancianos y 10% o menos de las ancianas nunca se casaron. Es menos factible que experimenten la “presión de soltería”: estresores crónicos, prácticos y emocionales que se atribuyen a la falta de una pareja íntima. Las razones pueden ser que quienes nunca se casaron tampoco pasaron por el estrés de terminar un matrimonio y a que en la adultez temprana desarrollaron habilidades y recursos como la autonomía y la confianza en sí mismos que los ayuda afrontar la soltería. También disponen de más recursos tangibles y gozan de mejor salud, de mayor educación e ingreso que quienes han estado casados.

Cohabitación

Los ancianos que cohabitan tienen ciertas desventajas en comparación con las personas mayores que vuelven a casarse. Quienes cohabitan, en particular las mujeres, suelen tener menos ingresos y es menos probable que sean propietarios de sus viviendas, Por otro lado, en comparación con los adultos mayores sin pareja, suelen tener mayores ingresos familiares y es  más probable que tengan empleo de tiempo completo. Son menos propensos a ser religiosos y a tener amigos o familiares que vivan cerca.

Relaciones homosexuales

Las relaciones homosexuales al final de la vida suelen ser fuertes, de apoyo y diversas. Muchos homosexuales tiene hijos de matrimonios anteriores: otros tiene hijos adoptados. Las redes de amistades o grupos de apoyo pueden sustituir a la familia tradicional Quienes han sostenido relaciones estrechas y sólidas en la comunidad homosexual suelen adaptarse a la vejez con relativa facilidad.

 

Amistades

La mayoría de los ancianos que cuentan con un círculo activo de amigos suelen ser más sanos y felices. Las personas que pueden confiar sus sentimientos y pensamientos y que pueden hablar acerca de sus preocupaciones y su dolor con los amigos suelen manejar mejor los cambios y las crisis del envejecimiento y a vivir más tiempo. El elemento de elección de la amistad para los adultos mayores, quienes necesitan sabe que todavía son valorados y queridos a pesar de las pérdidas físicas y de otro tipo.

Los ancianos disfrutan más el tiempo que pasan con sus amigos que el que pasan con sus familias. Los amigos son una importante fuente de disfrute inmediato, la familia proporciona mayor apoyo y seguridad emocional.

Vínculos de parentesco no matrimoniales

Algunas de las relaciones más duraderas e importantes en la vejez no son resultado de la elección mutua (como sucede en los matrimonios, cohabitaciones, relaciones homosexuales y amistades), sino de los lazos de parentesco siguientes:

 

Relaciones con los hijos adultos

Los vínculos entre padres e hijos mantienen su fuerza en la vejez. Los hijos proporcionan un vínculo con otros miembros de la familia, en especial con los nietos. Los padres que establecen una buena relación con sus hijos adultos tienen menor probabilidad de sentirse solos o deprimidos que aquellos cuya relación con sus descendientes no son tan buenas,

El equilibrio de la ayuda mutua entre los padres y sus hijos adultos tiende a cambiar a medida que los padres envejecen, ya que ahora son los hijos quienes proporcionan más ayuda.

 

Relaciones con los hermanos

Los hermanos y las hermanas desempeñan papeles importantes en las redes de apoyo de los ancianos. Los hermanos, más que otros miembros de la familia, proporcionan compañía, igual que los amigos, pero también apoyo emocional. El conflicto y la rivalidad abierta por lo general disminuyen en la vejez, y algunos hermanos intentan resolver las disputas anteriores; sin embargo, pueden permanecer algunos sentimientos subyacentes de rivalidad, sobre todo entre los varones.

La mayoría de los hermanos ancianos dicen estar dispuestos a proporcionar ayuda tangible y que recurrirían a un hermano para recibirla en caso necesario, pero en realidad son relativamente pocos los que lo hacen, salvo en emergencias como la enfermedad o la muerte del cónyuge.

Ante la muerte de un hermano en la vejez puede provocar a los sobrevivientes aflicción y pueden volverse solitarios y depresivos, Llorar por la muerte de un hermano es hacerlo por la integridad perdida de la familia original dentro de la cual uno llegó a conocerse, y puede hacer que el sobreviviente se percate de la cercanía de la muerte.

 

Convertirse en bisabuelos

 

Debido a la edad, al deterioro de la salud y la dispersión de las familias, los bisabuelos suelen participar menos que los abuelos en la vida del niño y, dado que las familias de cuatro o cinco generaciones son relativamente nuevas, existen pocos directrices que gocen de aceptación general respecto a lo que se supone que deben hacer los bisabuelos.

 

 

 

CONCLUSION

La adultez es una etapa “en movimiento” que no se puede delimitar a cierta edad. Actualmente, debido a varias circunstancias, la adolescencia está teniendo periodos mucho más largos que antes, los adultos emergen ya en los “veintes” o “veintes altos”.

Mucho depende de la situación que hace a una persona madurar en el sentido económico y emocional. Las tendencias que nos van arrojando los medios de comunicación también influyen en las conductas que se están dando y se están viendo fenómenos nuevos que afectan el aspecto psicológico de las personas.

Un ejemplo claro, es que ya los jóvenes no quieren formar familias a temprana edad, quieren “realizarse profesionalmente” y no quieren cuidar niños que les estorben en sus actividades recreativas. Sin embargo, cuando deciden establecerse, el problema de la infertilidad es algo que hace que afecte su psicología y su manera de ver la vida, causando muchas de las veces arrepentimiento de la manera en que se manejaron en el pasado.

Está otro aspecto, el económico, está orientando a las familias a ser pequeñas, por lo que las familias extendidas están siendo también mucho muy reducidas. El apoyo de todo tipo en el futuro también escasea.

Algo que me llamo mucho la atención, algo positivo que es una mayor expectativa de vida, que tiene su lado complejo, que es que los adultos están pasando de cuidar hijos y nietos a cuidar a sus padres ancianos. Algo que no sucedía con frecuencia en el pasado. El esperar tener familia y que los ancianos tengan más expectativas de vida, hace que la vida del adulto medio sobretodo se complique tanto económica, como psicológicamente ya que no estamos acostumbrados a utilizar los recursos de hogares de retiro. Los ancianos dependen generalmente de la familia.

Los abuelos y los bisabuelos son importantes para sus familias. Son fuentes de sabiduría, compañeros de juego, vínculos con el pasado y símbolos de la continuidad de la vida familiar. Están involucrados en la última función generativa: expresar el deseo humano de trascender a la mortalidad comprometiéndose en la vida de las futuras generaciones.

 

BIBLIOGRAFIA

Papalia Diane, E. Olds, W.S., Fieldman R. D., (2009), Desarrollo Humano, 11ª. Edición, Ed. Mc Graw Hill. México.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: